26 de enero de 2013

Conservar comida húmeda

A muchísimos gatos les encanta la comida húmeda y los fabricantes de alimento para felinos lo saben y se relamen de gusto. Porque ¿qué propietario va a ser capaz de resistirse a ofrecer a su gatito aquello que más le gusta? Visto el filón, cada vez son más las variedades, recetas y sabores disponibles en el mercado: atún con lubina, pato con espinacas, filete de pollo y gambas, corzo con manzana y pera, ganso con yogur y tomate, corazón con arroz integral, faisán, salmón en su jugo, canguro, conejo con brócoli y catnip, ternera con quinoa y calabaza, avestruz, ... Y así hasta el infinito y casi un poco más allá en este completo aunque a veces extravagante banquete gatuno. Adecuadas, nutritivas y muy apetecibles, las raciones de comida húmeda aportan agua a la dieta de nuestros felinos, algo muy recomendable si tenemos en cuenta que la base de su alimento suele ser el pienso. Y por ello lo ideal sería ofrecer a nuestros gatos pequeñas porciones de alimento húmedo a lo largo del día. Pero, una vez hecho el reparto ¿cómo conservar el alimento cuando nos queda un poco en la lata? Pues veamos algunos consejos.

Como los tiempos no están para tirar nada y tampoco conviene que aumentemos la ración de nuestros gatos a fin de que no sobre (tengamos presente que la obesidad en felinos es un problema de difícil solución...) lo que toca es guardar esos restos de alimento en la nevera para evitar que se estropeen. Si el consumo va a ser rápido (a lo largo del mismo día o al siguiente) guardarlo en su envase original (ya sea lata o bolsita hermética) no plantea ningún problema aunque es fundamental cerrarlo bien para que el alimento no se reseque: en este sentido y dejando de lado el papel de aluminio, el film de cocina y las pinzas de la ropa, dos buenas opciones son el uso de tapas para envases o de cierres para bolsas que nos permitirán conservar el alimento bien aislado y fresco hasta la próxima toma. Ahora bien, si prevemos que el consumo va a demorarse, lo apropiado será traspasar el alimento húmedo sobrante a un envase hermético de plástico tipo Tupper o a un tarro de cristal con tapa, garantizando así la óptima conservación a lo largo de unos días siempre y cuando lo guardemos en el frigorífico (algo especialmente importante durante los meses de calor)

A modo se sugerencia, en la imagen que acompaña a la entrada podéis ver los modelos de tapas y pinzas que usamos en casa para los productos de pronto consumo: las simpáticas tapas Kitty de Zooplus aptas para latas de 85, 75 y 67 mm de diámetro (1,99€ el pack de tres) y los prácticos cierres para bolsas Bevara de 8 cm de Ikea (0,99€ el envase de 10 unidades) Estamos en ambos casos ante unos utensilios sencillos, económicos e higiénicos muy recomendables que por su eficacia son cada vez más demandados, estando a disposición de los consumidores bajo otras etiquetas y marcas cada vez en más comercios. ¡Es cuestión de buscar!

¡Reciclando!: Muchas tapas de plástico de envases de olivas, leche condensada o crema untable de cacao se adaptan a la perfección a las latas de comida húmeda para gato. Una buena oportunidad para probar y, de paso, reciclar.

Un consejo: Cuando conservemos el alimento húmedo refrigerado, es importante no ofrecerlo a nuestros gatos recién sacado de la nevera. Por ello o bien dejaremos la ración a servir durante un rato a temperatura ambiente o bien la templaremos (Ojo, ¡sólo templar!) calentándola unos segundos en el microondas. Y conste que al referirnos a ración, estamos hablando de aproximadamente 1/3 de una lata de 85 g.

Aclaración: Por raras que puedan parecer, todas y cada una de las recetas que aparecen en la introducción son auténticas, copiadas de los catálogos de distintas marcas de alimento húmedo para felinos. Para que luego digan que la realidad no supera a la ficción...

12 comentarios:

  1. Algunas latas tienen taaaan buena pinta que me las comería yo....
    Dicho ésto, a lo que vamos: Yo reparto un sobrecito entre 4 y para Apolo tengo latitas de dieta que le duran varios días. Yo suelo dejarla en el frigorífico tapada con un papel de aluminio, pero la verdad es que ahora que lo dices debería pasarlo a un bote de cristal, quizás no sea bueno guardarlo en la lata tantos días, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gema.

      Con respecto a la duda sobre la comida húmeda de Apolo y aunque en la red encuentras todo tipo de comentarios, ten en cuenta que en el propio envase, bien tapado y en frío el alimento puede durar de 3 a 4 días: eso es, por ejemplo, lo que nos dura a nosotros la presentación de alimento de 156 gr (para que te hagas una idea, la clásica latita de a/d de Hill's) aunque según consejos generales de conservación de alimentos siempre es preferible trasladar los restos a un recipiente de cristal o plástico, guardarlos en la nevera y consumirlos en unos 4 o 5 días como máximo. Obviamente el cambio de envase garantiza una mayor frescura y un mejor aspecto, así que el gesto merece la pena.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Tambien se pueden congelar, es otra opcion para guardarla si vems que vamos a tardar unos dias. Yo tengo las tapitas esas, lo malo es que no sirven para todas las latas... :D

      Eliminar
    3. Hola, Todo sobre mi gato.

      Si te digo la verdad, nunca se me había ocurrido congelar la comida húmeda pero ahora que lo comentas supongo que es una opción. Para descongelarla, ¿qué haces? ¿La dejas unas horas en la nevera o usas microondas?

      Eliminar
  2. mejor descongelar en nevera, yo pienso que es menos invasivo y ademas ayuda a ahorrar energia jajajaja... pero supongo que por usar el micro tampoco pasaria nada, puesto que la comida ya esta cocinada.

    ResponderEliminar
  3. Nosotros les damos una bolsita o una latita para los dos, y les añadimos un poco de agua para que así tomen más líquido. Así que no nos sobra nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso, las tapas y los cierres no son para vosotros, Gatos Gatunos. Aunque lo de añadir agua a la ración de alimento húmedo nos parece una opción interesante y a tener en cuenta para aumentar la tan necesaria ingesta de líquidos.

      ¡Un saludo y gracias por compartir el truquillo!

      Eliminar
  4. A nosotros tampoco nos sobra mucho cuando los papis nos dan la lata entre los cuatro acabamos rápido jejejejej pero la idea de la tapa es buenísima
    Ronroneos gatunos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lídia.

      Nos encanta que siempre le veas el lado positivo al producto, aunque en vuestro caso y por el momento no tenga utilidad. Y es que una latita entre cuatro ¡se acaba en un plis-plas!

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. y las latas cerradas en verano ¿hay que guardarlas en algun sitio fresco, aire acondcionado, nevera o pueden estar en el armario de la cocina aunque haga 28-30 grados?, es que ya no sé donde llevarlas o dejarlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lili. Nosotros tanto en verano como en invierno una vez abiertas las dejamos en la nevera. Con sacarlas un rato antes y dejar que se atemperen, todo arreglado. ¡Ronroneos!

      Eliminar